viernes, 17 de enero de 2014

Técnicas Vivenciales Gestálticas para Conflictos de Pareja


 

Jorge Cornejo

Universidad Gestalt

7 de Mayo 2013

Introducción

Se dice coloquialmente que una pareja que no está enamorada no tendrá futuro su relación, pero ¿Qué es el amor?, ¿Si nos casamos enamorados, será un éxito la relación o hay más factores que aseguran su continuidad?, ¿Los rasgos o perfiles de las personas y sus combinaciones influyen para alcanzar el éxito en una relación?, ¿Existe una edad para asegurar el éxito de las parejas?. Estas y otras cuestiones sobre el éxito o el fracaso de las parejas serán abordadas en este ensayo, planteando algunas técnicas gestálticas para abordar los conflictos.

La intervención para el tratamiento de conflictos de pareja parece ser uno de los temas con mayor reto en el campo de la aplicación de cualquier tipo de psicoterapia ya que existen una gran diversidad de factores situacionales que influyen en el origen de dichos conflictos. Desde un punto de vista sistémico se consideran influencias externas que afectan a la pareja, incluyendo su entorno familiar, laboral y económico, entre otros.

Desde mi punto de vista una de las piedras angulares en el desarrollo existencialista del individuo está relacionada con la decisión de emprender un proyecto para toda la vida con otra persona. Es un viaje que emprenden dos individuos, que parte de un ciclo gestáltico conjunto y que día con día se va nutriendo con el desarrollo de varios ciclos.

El conflicto se produce al bloquear los ciclos y las múltiples necesidades de los individuos que conforman la pareja, debido a cambios externos que van teniendo impactos en la relación, fracturando expectativas que tenía uno del otro, unas conscientes y expresadas, otras conscientes, no expresadas y otras no conscientes que conforman el rompimiento de un contrato virtual.

Análisis Estadístico.

La terapia de pareja es una práctica relativamente reciente de los años 90s y cada día será más necesaria por la tendencia de los ajustes al rol de la mujer (de madre y esposa, a profesionista) y los métodos anticonceptivos han cambiado las relaciones de pareja, posponiendo un matrimonio formal y la decisión de tener hijos (Crawley p. 11)

La institución del matrimonio en Estados Unidos se encuentra en crisis, en 10 años la proporción de divorcios aumento a más del doble y un tercio de los matrimonios termina en divorcio. Se estima que un 60% de las parejas de clase media que se divorcia, busca psicoterapia. En Chile los matrimonios se redujeron en 10 años un 70% (Davanzo p. 25)

El México las cifras de Inegi nos muestran como en 13 años (1998-2011) las cifras se tornan también alarmantes tanto en la reducción de matrimonios como en el aumento de divorcios en todos los estados.

Concepto de Pareja.

“ Te quiero no por quien eres, si no por quién soy cuando estoy contigo. ” Gabriel García Márquez

La frase del poeta claramente nos plantea la Gestalt que se crea en el concepto de pareja, la causa es la pareja, el efecto es la satisfacción lograda a través de la misma.

La pareja es tener un compañero para caminar juntos por la vida en la misma dirección, encontrando su apoyo, compartiendo ilusiones, temores, gustos e intereses, con quien comunicarnos, alguien en quien creer y confiar, con quien disfrutar de los cuerpos y los sentimientos, las sonrisas y las ilusiones. (Corpas de Posada p. 4).

La pareja es la unión de dos compañeros sexuales con miras a vivir una vida común y duradera, la cual está oficialmente sancionada con el matrimonio. Es la unión monógama que implica obligaciones de fidelidad, ayuda, asistencia y está destinada a permitir la educación y formación de los hijos que puedan nacer de esta unión (Padilla p.13)

Necesitamos a otros para alimentarnos y también para satisfacer nuestras necesidades sexuales, … buscando alguna base común para saber cuál es la posición de uno frente al otro. (Perls p.131)

Cualquier relación de pareja, sea en forma de matrimonio legal o de matrimonio informal es un constructo social, despertando expectativas para sus participes, configuradas por factores sociales, culturales, religiosos y por la articulación psicológica de las dos partes implicadas. (Crawley p.11)

Dos personas se juntan y se usan el uno al otro para funcionar en el mundo usando fuerzas del otro. Esas mismas fuerzas son las debilidades del compañero (Salama p.159)

Concepto del amor

Amor es tener un proceso bioquímico en el hipotálamo debido a la segregación de dopamina.

Neurofisiologo

Si bien la definición anterior está limitada a un asunto de hormonas, la experiencia fisiológica es disparada por varias circunstancias psicológicas derivadas del encuentro de dos personas.

El amor es un sentimiento creciente que inicia con un singular “me gustas”, que se convierte en un “te quiero” y se transforma a un plural “nos amamos”, capaz de realizar un proyecto de pareja.

Es el encuentro de una libertad y otra libertad, el compromiso de dos libertades, a un si libremente dado, libremente aceptado y diariamente repetido, a la esperanza que mira hacia el mañana. Es la decisión de ser pareja en el respeto de la libertad de otra persona y de su originalidad, sin pretender aprisionarla en el castigo de nuestro egoísmo. Esta hecho de diversos componentes: de atracción, de sentimiento, de pasión, de corazón, cabeza y cultura (Corpas de posada p. 7)

Para que exista el amor se necesita que coincida dos que necesiten algo en común, que pertenezcan a ambientes semejantes en lo social, en lo económico, lo cultural, lo familiar, con afinidad en valores, sin diferencia proporcionada de edad para que exista compatibilidad, que exista atractivo físico, así como en la manera de ser, en la inteligencia , en los modales, en la forma de hablar y en la actitud frente a la vida. (Corpas de posada p. 14)

La escritora Vallejo-Nágera, dice que en la relación amorosa interviene una mezcla de sensaciones, sueños, disposiciones, necesidades, creencias, estímulos y un sin fin de emociones que alteran el pulso, hipotecan el raciocinio, exaltan lo visible y glorifican lo invisible, (Corpas de posada p. 15)

El matrimonio es un proyecto de amor que se va realizando progresivamente en la desición libre y personal de la pareja de amarse y seguir amándose; en la mutua entrega y aceptación de todos los días; en la generosidad; en la unión vivida y conquistada cada día; en la participación de la vida, toda para compartir alegrías y sinsabores; en la apertura a la vida, a los otros y a Dios. Y subrayo: Es un proceso, un camino, no un punto de llegada.

Mi conclusión es que el amor verdadero se construye de tres exigencias: Madurez para amar y seguir amando, verdad para dar coherencia a la vida de pareja. Sin ellas difícilmente puede hacer felicidad en el amor. (Corpas de posada p. 25)

Concepto del Contrato Matrimonial

En todas las épocas los códigos legales han institucionalizado los derechos conyugales, generalmente a favor del varón, sin embargo estos convenios legales solo son una pequeña parte de los contratos matrimoniales, que suelen incluir: División del trabajo domestico Uso del espacio habitacional Responsabilidad de cada cónyuge en la crianza de los hijos Disposiciones sobre bienes, deudas y gastos de subsistencia Dedicación profesional y domicilio legal Derechos de herencia Uso de apellidos Relaciones licitas con terceros Causales de separación o divorcio

Fidelidad sexual Posición sobre adopción de niños

En la terapia los integrantes de la pareja no han negociado un contrato, sino cada cual actúa como si su propio programa fuera un pacto convenido y firmado por ambos y piensa únicamente en su propio contrato, aunque llegue a desconocer partes de él. (Sager p.18)

En un conflicto de pareja, aflora ese contrato virtual individual, el cual representa la figura de una gestalt que aflora, volviendo fondo todo lo demás incluyendo un rico pasado de experiencias amorosas.

El contrato individual (Sager p. 20) incluye conceptos expresados y tácitos, conscientes expresados, conscientes no expresados e inconscientes que posee una persona respecto a sus obligaciones conyugales y a los beneficios que espera obtener del matrimonio en general. Consiste de tres categorías:

1) Expectativas: El acto de casarse con o sin la sanción efectiva de la Iglesia o del Estado, que denota un importante grado de compromiso y la creación de una nueva entidad (el matrimonio). Entre las expectativas más comunes se incluyen:

a. Compañero, fiel, devoto, amante, exclusivo

b. Sostén constante contra la adversidad

c. Compañía para la soledad

d. Matrimonio como meta (más que un comienzo o un proceso)

e. Panacea contra el caos (casándonos todo será tranquilo y ordenado)

f. Hasta que la muerte nos separe (compromiso de perpetuidad)

g. Relación sexual licita y fácilmente asequible

h. La creación de una familia

i. Inclusión de otras personas dentro de la nueva familia (padres, amigos, animalitos)

j. Un hogar donde refugiarse del mundo

k. Una posición social respetable

l. Una unidad económica

m. Una unidad social

2) Necesidades intrapsíquicos y biológicas del individuo

a. Independencia / Dependencia (cuidar de si mismo)

b. Actividad / Pasividad (capacidad para alcanzar lo que se quiere)

c. Intimidad / Distanciamiento (sobre sentimientos o experiencias)

d. Uso / Abuso del poder

e. Dominio o sumisión

f. Miedo a la soledad o al abandono

g. Grado de angustia

h. Aceptación de mecanismos de defensa

i. Identidad sexual

j. Rasgos del compañero sexual

k. Aceptación de uno mismo y del otro

l. Estilo cognitivo (como procesa y comunica)

3) Focos externos en problema originados en las dos anteriores categorías.

a. Comunicación (Franqueza y claridad)

b. Estilo de vida (compatibilidad)

c. Familias de origen

d. Crianza de hijos (autoridad)

e. Relaciones con los hijos (alianzas)

f. Mitos familiares

g. Dinero (quién lo gana y cuanto?)

h. Sexo (frecuencia, quién inicia, objetos y fantasías)

i. Valores (cultura, hogar, vestimenta, religión, política)

j. Amistades

k. Roles y responsabilidades (cocinar, compras, quehaceres, cuidado de niños, fiestas, finanzas)

l. Intereses (trabajo, tiempo libre, individualidad

El Sistema Marital

La nueva unidad social construye una entidad donde el todo difiere de las partes y funciona como un subsistema dentro de numerosos sistemas pluripersonales. Entonces la relación dejan de ser dos contratos individuales para construir un contrato de interrelación que les permita satisfacer suficientemente sus necesidades biológicas, sus deseos adultos y sus deseos infantiles remanentes. Un contrato referido al cómo y no al qué.

Perfiles de Conducta

Sager (p. 127) nos plantea en base a una base de datos significativa su experiencia sobre siete perfiles comunes donde podrían aparecer nuestros pacientes. Cada perfil que se muestra a continuación se define en parte, de acuerdo con un tipo conyugal complementario, lo cual esclarece todas las dimensiones de interacción y la índole del tipo de conyugue.

Basándonos en las necesidades intrapsíquicos y biológicas del individuo, a continuación podremos encontrar polaridades que expresadas en escalas nos apoyan a determinan hacia qué casos hay mayores influencias y a definir algunos perfiles de relación nos ayudan a identificar nuestras tendencias y la descripción del perfil.

Mecanismos de defensa:

A. Sublimación

B. Sacrificio, alturista

C. Represión

D. Regresión

E. Formación reactiva

F. Desmentida (yo) defensa perceptual

G. Inhibición de impulsos y afectos

H. Introyección

I. Reversión

J. Desplazamiento

K. Proyección

L. Intelectualización

M. Anulación

N. Fantasías

Perfiles del Conyugue

Los perfiles más comunes de conducta en los que se encuentran las personas se pueden mostrar en la siguiente tabla, indicando el grado de polaridad y los mecanismos de defensa que utiliza cada uno de los perfiles.

Con las descripciones generales siguientes: El igualitario: Conservación de la personalidad en una relación de coparticipación Romántico: Representa la “vieja ola”, buscando formar una sola entidad Parental: Progenitor dominante y autoritario, un amo Infantil: Un esclavo, busca cuidado y protección Racional: Niega las emociones sobre su conducta Camarada: Actúa para evitar la soledad Paralelo: Evita una relación íntimamente compartida

Sager nos presenta en su obra la combinación de estos perfiles de conducta, que representan 28 combinaciones posibles donde resumo en las siguientes líneas los potenciales escenarios:

Igualitario con Igualitario: Pueden o no tener buena relación si respetan y no se exigen

Igualitario con Romántico: A menudo una buena relación, mientras no se exijan cambiar el perfil o el romántico se vea amenazado por el espacio que requiere el otro, o el igualitario quiera imponer sus ideas.

Igualitario y Racional: Generalmente es estable la combinación, comenzando comúnmente como igualitarios y va cambiando por la angustia de la independencia del otro entendiéndola como irresponsabilidad, ligereza o irracionalidad.

Igualitario y Camarada: Funciona bien la combinación ya que el camarada realiza renuncias para satisfacer al igualitario y las dificultades son cuando el Igualitario va más allá de lo establecido.

Igualitario y paralelo: Puede funcionar si el igualitario no se excede en sus exigencias de intimidad.

Igualitario y Parental: Tiende a ser inestable por la lucha de poder

Igualitario e Infantil: Probablemente inestable donde el igualitario se sentirá incomodo

Romántico y Racional: Relación difícil, demandando del romántico intimidad

Romántico y Camarada: Esta relación se da raras veces por convertirse generalmente en una relación fraternal con baja actividad sexual.

Romántico y Paralelo: Difícil e inestable ya que el paralelo demandara su distancia.

Romántico y Parental: Es posible que funcione bien, una de las pocas combinaciones para el romántico.

Parental y parental: Relación deficiente y turbulenta a menos que uno doblegue al otro

Parental e infantil: El conyugue infantil generalmente se convierte en el poseedor de la relación.

Infantil e Infantil: Una relación carente de futuro, ante la crisis, comienzan las hostilidades

Fases del Ciclo de vida de Pareja

Hay diferentes factores que influyen en la estabilidad de la pareja, como los contratos individuales virtuales, los mecanismos de defensa que usan ante los conflictos y su efecto sobre su pareja, la energía que utilizan en sus disputas, la calidad de del amor y el afecto, su salud física y las influencias externas.

Los factores son dinámicos y cambian durante la relación al ir surgiendo diferentes necesidades en el desarrollo de la relación, durante la fase de galanteo, el cumplimiento del primer año, después del nacimiento de los hijos, cuando los hijos abandonan el hogar y cuando un conyugue se enferma.

Crawley (p.67), menciona que los cambios se van dando durante el ciclo de vida de la familia a los cuales debemos adaptarnos.

1. La primera fase: El joven adulto busca formar un sistema, donde los cambios de primer orden implican conseguir la independencia económica, establecer una

identidad adulta y elegir una pareja y en cambios de segundo orden busca diferenciarse del yo de la familia de origen.

2. En una segunda fase busca compromiso con otra persona, estableciendo un compromiso, creando un hogar y acordando roles y resolver las diferencias y en cambios de segundo orden, renegociar las relaciones con la familia de origen, dar prioridad a la nueva familia

3. En una tercera fase de expansión, hay hijos pequeños, por lo que hay que adaptarse económicamente y en la organización familiar, acordando funciones y responsabilidades y en los cambios de segundo orden acordar el sistema de relación de dos a tres personas, así como la relación con las familias de origen y el rol de los abuelos.

4. La fase de familia con adolecentes para adaptarse a la expectativa de mayor independencia de los adolecentes y acordar normas familiares más flexibles, adaptarse a una menor participación de los adolecentes en las actividades familiares y un esfuerzo para gastos universitarios. En los cambios de segundo orden está reducir energía en la función y control paterno y reevaluar la relación sexual de la pareja y donde los adolecentes empiezan a tener sus primeras relaciones sexuales.

5. La siguiente fase es la familia con jóvenes adultos, donde se tiene que adaptar a una mayor libertad, donde el cuidado de los niños deja de ser el centro de la atención y son necesarios más recursos económicos, reevaluando el destino de los esfuerzos, el trabajo, las aficiones y la incorporación del rol como abuelos. En el segundo orden se reevalúa la relación de pareja como relación primaria y racordar

de nuevo todo lo relativo a tiempo en común,los intereses particulares y la intimidad.

6. La última fase sería la pareja en la vida avanzada, adaptándose a la jubilación, modo de vida, salud y cuestiones económicas. En los cambios de segundo orden, acordar el uso del tiempo por separado y en pareja, adaptándose también a la necesidad de ayuda.

Como se puede observar los cambios de primer orden son adaptaciones prácticas y emocionales que la familia y sus miembros deben hacer para atender las exigencias de esa fase del ciclo de vida.

Los cambios de segundo orden son los que habrán de realizar en las pautas subyacentes de las relaciones dentro del sistema familiar, si la familia quiere adaptarse a la nueva fase de su ciclo de vida

Congruencia, Complementariedad y Conflicto

Los contenidos en los contratos individuales virtuales pueden ser congruentes, complementarios o conflictivos entre si y es la raíz de los problemas y de las conductas y mensajes ambivalentes. Cuando son Congruentes y Complementarios pueden convertir sus contratos a un contrato único al que se adhieren de manera libre y consciente.

Un conflicto según es la oposición de elementos incompatibles, la lucha de necesidades, el encuentro hostil surgido de la existencia de tendencias contrarias o excluyentes, necesidades implícitas o explicitas de un conyugue que contradicen las del otro o se oponen a ellas, manifestándose en una conducta ambivalente que provoca un conflicto al otro conyugue (Sager p.183)

Menciona Salama (p.161) a Zinker cuando menciona que las características de estima propia que son atractivas al principio son justo las que se convierten en causas de fricción después. El alto estima inicial es una falsa autoestima. Es nada más una proyección de la grandeza del uno al otro y que cuando fracasa es cuando ya no creen que estén enamorados.

Salama (p163) menciona un modelo de polaridades Gestalt donde las parejas son atraídas por personas que se especializan en diferentes fases del ciclo, donde por ejemplo una persona que es sumamente consciente o hasta obsesiva escoge a una persona que es muy emocionante, o el sensitivo, busca al pensativo, o el depresivo busca al enérgico.

Psicoterapia de parejas

En los últimos años el desarrollo de la terapia de pareja ha seguido creciendo como consecuencia de las influencias de nuevas corrientes de pensamiento y como consecuencia d la aplicación a campos cada vez más extensos. La influencia de nuevas corrientes respecto al género y adopción impulsa nuevos estudios y desarrollos en la terapia.

Nichols planteo en 1984 la siguiente clasificación con los diferentes autores (Rincón p.32):

Psicoanalítica Grupal Familia extensaExperencialEstructuralComunicaciónEstratégicaConductualAkermanBellBowenWithakerJacksonHaleyPattersonBoszomenyiGuerinSatorMinuchinHaleyMadanesStuartFramoLaqueurKemplerMontalvoSelviniLibermanStierlinSpeckDhulRosmanHoffmanWeissRobin SkynerAttneaveAponteBodinJacobsonEpsteinWalzawickGrunebaumWeaklandFish

Aunque no todos los autores comparten la idea del narcisismo primario, si se reconoce casi universalmente la importancia de la relación primaria con la figura materna, donde esta es determinante para la formación de todo lazo afectivo y por consiguiente también para la capacidad de establecer relaciones en la edad adulta.

En la elección conyugal (Lemaire 1974) se seleccionan características del conyugue que permitan mantener la unidad, estabilidad y seguridad ante las amenazas internas de pulsiones removidas activas, buscando satisfacer con el futuro conyugue sus expectativas conscientes con reciprocidad, esperando algo del otro para que funcione.

Baldaro-Verde y Pallaca (1984) ilustran los algunos tipos de elección de pareja basados en identificación de características funcionales frustrantes que hacen resonar en el niño señales de peligro (Rincón p.42): Ilusoria Objetal por apoyo Objetal de tipo narcisista De la realización simbólica del incesto De defensa de los deseos edípicos Objetal mixta Objetal centrada en el vínculo del objeto

Según los diferentes autores de orientación analítica, el tipo de elección realizada en la pareja determinará el tipo de conflicto posterior.

J. Willi plantea que en los conflictos conyugales se da una perturbación neurótica común, un juego que es causa de un inconsciente común denominado colusión. La simbiosis de la

pareja fracasa por una unión basada en un intento colusivo de curación individual que los libere de sus propios conflictos y donde las partes transferidas al otro conyugue acaban volviendo incrementadas al propio yo. Por lo tanto el conflicto conyugal no es sino la expresión incrementada del intento fracasado de curación individual que cada miembro pone en el otro. De forma resumida la colusión se compone de varios elementos (Rincón p. 43) :

1. El conflicto básico semejante no resuelto con los conyugues que les lleva a realizar un juego relacional secreto

2. El conflicto común les lleva a repartirse los roles opuestos que forman un todo.

3. Uno de los integrantes de la pareja intenta autocurarse ejerciendo un rol progresivo y el otro un rol regresivo.

4. Estas conductas progresivo-regresivas favorecen la atracción y aferramiento en la pareja, pues esperan que el otro les libere de su conflicto básico y les satisfaga sus necesidades.

5. Si la conveniencia es duradera, el intento de curación colusiva fracasa reapareciendo en uno mismo lo depositado en el otro.

Bibliografía

Perls F., El enfoque Guestaltico. Ed. Cuatro Vientos

Corpas de Posada I., Planeación Estratégica para parejas. Ed. Norma

Crawley J., La terapia de pareja: El yo de la relación. Ed. Morata

Davanzo H., La pareja en psicoterapia analítica de grupo. Ed. Universitaria

Martin P., Manual de terapia de pareja, Ed. Amarrortu

Rincon P., Psicoterapia de parejas. Ed. CCS

Sager C., Contrato Matrimonial y terapia de Pareja. Ed. Amarrortu

Salama H. Gestalt de persona a persona, (Tercera edición). Ed. Alfaomega

No hay comentarios: