martes, 16 de octubre de 2018

* El aborto en Veracruz * ¿Decisión religiosa?

Columna 33




Por Carlos Lucio Acosta



VERACRUZ (EUM).- El aborto es tema de amplio interés público, pero también de profunda responsabilidad privada.
La práctica legal o ilegal, justa o injusta, certera o errónea, ha provocado una y mil opiniones calificadas o descalificadas a favor o en contra.
La ciencia y la religión mantienen posiciones distintas en torno a penalizar o despenalizar el ejercicio de preservar o suprimir el aborto.
Entrevistas, noticias, informaciones, reportajes, crónicas, editoriales, artículos, columnas, ensayos, libros, seminarios, congresos, conferencias, mesas redondas y también rectangulares, abordan el tema desde diferentes criterios con la firme intención de converger en un punto benéfico a la vida humana.
El resultado de investigaciones recientes sobre conveniencias e inconveniencias del aborto, están a la vista de quienes tengan un poco de conciencia social y sentido común.
La dirigente de la organización Red Define Veracruz, Amanda González denunció que más de mil niñas de diez a catorce años de edad, quedaron embarazadas como consecuencia de violaciones sexuales, registradas del 2015 al 2016, sin recibir el mínimo apoyo de las instituciones locales del sector salud.
Esta cincunstancia provocó que el Poder Judicial de la Federación en base al amparo número 1191/2017, ordenara al Poder Legislativo local modificar el marco normativo penal para penalizar la práctica del aborto (Imagen de Veracruz 28/septiembre/2018).
El estado registra cuatro violaciones diarias, lo que advierte que de no tomar medidas enérgicas, para el mes de diciembre próximo, habrán mil 570 mujeres víctimas de violación.
En trabajo publicado en el diario Imagen de Veracruz el 28 de septiembre anterior, consigna la reportera Ariadna García que 463 mujeres han viajado a la Ciudad de México para acceder a un aborto legal, seguro y gratuito, durante el periodo de abril del 2008 al de agosto del 2018.
La ley estatal no solo obstaculiza el libre acceso a la interrupción del embarazo por violación, sino además, desacata las recomendaciones de la Alerta de Violencia de Género por Agravio Comparado, explicó la activista social Mayra Miranda Torres, dirigente de la organización no gubernamental Católicas por el Derecho a Decidir.
Veracruz tiene el tercer lugar a nivel nacional en el embarazo de adolescentes y las menores carecen del acceso a la interrupción legal del embarazo por la resistencia de las autoridades a practicarlo, de acuerdo a datos proporcionados por el Consejo Estatal de Población (Coespo).
¿Por qué diversas organizaciones independientes defensoras de los derechos humanos de la mujer solicitaron Alerta de Género por Agravio Comparado?.
Por tres razones de peso específico.
La primera, por la existencia de 664 carpetas de investigaciones abiertas por violaciones simples; la segunda, para garantizar el acceso de las víctimas de violencia sexual a los servicios públicos en materia de salud, justicia, seguridad y garantía de no repetición, y la tercera, por el rechazo del congreso local a reformar el Código Penal para el Estado de Veracruz.
Esto provocaría que la abogada de la organización independiente Equifonía, Asociación Civil, Adriana Fuentes, obtuviera
el amparo número 1233/2017, en el juzgado 18 del distrito de Veracruz (Diario La Jornada Veracruz 4/octubre/2018).
El director del Consejo Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), Ernesto Ibarra Gómez detectó un promedio de 120 estudiantes embarazadas en los trece planteles del subsistema de educación media superior en el cual atienden a más de cuatro mil alumnos.
Un cuarenta por ciento de las estudiantes en situación de embarazo no aceptaron la asesoría y canalización a las instituciones del sector salud, pero el sesenta por ciento restante recibió el apoyo necesario del personal docente (Diario Gráfico de Xalapa 29/septiembre/2018).
El pasado 28 de septiembre se conmemoró el Día por la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe.
La Organización Mundial de la Salud en América Latina, reveló en reciente informe que tres de cuatro abortos se realizan en condiciones inseguras a nivel continental.
Es probable que el aumento de embarazos en menores de edad se deba en gran parte a que el 62 por ciento de la población veracruzana está en situación de pobreza y el 16 por ciento en pobreza extrema, de acuerdo a datos proporcionados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).
El aborto no es cuestión de moral o de ética, sino de conocimiento y educación. No pasemos por alto que los primeros profesores en la materia son los padres y la primera aula, el hogar.
Las organizaciones Filosofía, Cultura y Arte de Veracruz, A.C., en coordinación con la Sociedad Cívica de México, A.C., preparan el foro denominado “El aborto,¿sí? o ¡no!” para escuchar propuestas en torno a las conveniencias e inconveniencias sobre la despenalización del aborto en el estado.
El tema se ha manejado en los recientes dos años bajo criterios políticos y religiosos, dejando de lado las opiniones sociales, jurídicas y principalmente de las mujeres afectadas por la violencia del hombre.
Es el momento de ceder el micrófono a los personajes centrales del tema, las víctimas.


Sólo para tus ojos . . .


Una sociedad que no lee es una sociedad sorda, ciega y muda/Sergio Pitol /Dublineses/.


carlos.lucioacosta@rocketmail.com

El Movimiento del 68: Un grito en el silencio.



Libro de Joel Hurtado Ramón.

Marcelo Ramírez Ramírez


Empecé a leer el libro de Joel Hurtado Ramón, “El Movimiento del 68. Un grito en el silencio”, bajo el sentimiento ambiguo de la atracción y el rechazo; sentimiento explicable por la naturaleza misma de un acontecimiento que desearíamos olvidar, si el olvido no significara un acto de traición a los que fueron sacrificados en esa gesta. El Movimiento del 68 no cae en el tipo de sucesos que se recomienda olvidar para poder seguir adelante, porque el trauma provocado es de tal magnitud, que exige ser traído a la conciencia y no reprimido hasta el fondo de ésta para que el futuro sea posible. De otra manera, la pretensión de construir el futuro estaría fincada en la mentira, en la supresión de recuerdos dolorosos que, sin embargo, son parte del pasado y pueden repetirse si como sociedad, no aprendemos a conjurarlos. Acaso algunos rechacen este razonamiento, pero según pienso hemos de creer en nuestra capacidad de aprender del pasado, a riesgo de volvernos escépticos acerca de la condición humana, que nos condenaría a repetir indefinidamente los mismos errores. ¿Dónde quedarían en tal supuesto las aportaciones de las luchas libertarias, como las que dejó, precisamente, el Movimiento del 68?

Puede discutirse la profundidad y el alcance de esas consecuencias, lo que no invalida el hecho de su realidad. México es uno antes del 68 y es otro después de ese año que, como subraya Joel Hurtado Ramón con el aval de investigadores serios coincidentes en este punto, es un parteaguas en la historia nacional.

El Movimiento del 68 se inscribe en el marco de un conflicto ancestral que enfrenta la aspiración generosa de una vida digna  para todos, con la oscura pasión del egoísmo posesivo que se expresa en el deseo de poder y de riqueza. En México la tensión alimentada por la pobreza de muchos y la opulencia de pocos, parecía haber encontrado una vía de escape en las políticas compensatorias del régimen; el “Milagro mexicano” se traducía en cierto grado de movilidad social, lo cual legitimaba el derecho de quienes gobernaban a continuar en el ejercicio del poder sin modificar la estructura autoritaria piramidal, en cuyo vértice destacaba, solitaria, la figura presidencial. Sin embargo, la estabilidad fincada en el control corporativo de obreros, campesinos y los sectores de la burocracia estatal, estaba lejos de ser tan sólida como aparentaba o como la presentaba el discurso oficial a propios y extraños. La “dictadura perfecta” padecía fracturas que fueron evidenciadas por el Movimiento del 68; fue el despertar de la conciencia aletargada, la protesta contra el conformismo. Nuestro autor dio al título de su libro El Movimiento del 68 el calificativo puntual: un grito en el silencio. Contraviniendo la ortodoxia de la teoría revolucionaria, no fueron las clases desposeídas a través de líderes entrenados ideológicamente quienes lanzaron el grito de protesta, fueron los jóvenes, miembros de esa generación a la que tantas veces alude J. H. R. con admiración y respeto y a la que se enorgullece en pertenecer, los portavoces de la inconformidad reprimida.
El grito humano tiene mucho de la naturaleza primitiva que sobrevive en cada uno de nosotros. Es protesta elemental y por ello poderosa y desordenada; se desborda igual que la corriente de un río crecido que sale de su cauce. Así salieron los jóvenes de las aulas ese año del 68 para invadir las calles; querían hacerse oír, contagiar con su entusiasmo a la sociedad oprimida, silente, conformista. Hacen proclamas, forman brigadas para concientizar a sus conciudadanos. Sus armas son las ideas, el arte, la poesía, los cantos de protesta. Nuestro autor considera acertada la caracterización dada por algunos estudiosos: fue un movimiento romántico. Su impulso brusco tuvo su fuente en el sentimiento generoso de la juventud que, por encima de rivalidades tradicionales, (universitarios vs. politécnicos), se unió para defender las causas más sentidas del pueblo. La índole romántica del Movimiento explica su fuerza momentánea, su intensidad dramática y su fugacidad. Así mismo nos permite comprender el error de apreciación de quienes consideraron su debilidad más grande la ausencia de alianzas estratégicas y la determinación de objetivos precisos. La amalgama de grupos e individuos procedentes de todo el espectro social, con ideas diferentes, incluso opuestas, formaba una muchedumbre abigarrada unida en una situación coyuntural y destinada a esfumarse con ella. J. H. R. nos presenta los resultados de investigadores competentes y coinciden es este punto. El Consejo Nacional de Huelga no pudo, en el breve tiempo de su actuación, controlar y dirigir en un solo sentido la diversidad de tendencias representadas por actores sociales heterogéneos. Los ideólogos de izquierda, con una doctrina definida de la organización, fueron una minoría y no representaron la esencia del Movimiento, que, lo repetimos, fue de índole romántica. Que el romanticismo es la nota predominante de las insurrecciones juveniles del 68, se pone de manifiesto en el Movimiento de Mayo en París. Muy pronto se vio que era una especie diferente e inédita de revolución. Los jóvenes reivindicaron libertades perdidas: poder vivir dando más espacio a los instintos naturales sofocados por la moral farisea. Nuestro autor comenta: “Fue la revolución de los eslóganes, de las pintadas, de los carteles. Bajo los adoquines está la playa. ¡Haz el amor y no la guerra! o ¡prohibido prohibir!; son lemas que surgieron de las mentes con ansías de libertad y que aún hoy en día forman parte del imaginario de las revueltas”. Para Simone de Beauvoir fue una crisis de la sociedad, no de una generación definida por el romanticismo.  Más una cosa no invalida la otra, ya que justamente la crisis de la sociedad se canalizó a través de la protesta juvenil y adquirió el tono de su espíritu. No puede sustentarse entonces, con argumentos consistentes, que el Movimiento del 68 haya fracasado por no culminar en la lucha revolucionaria orientada al cambio radical del régimen político. Los jóvenes no eran ni podían ser el sujeto de la revolución. A los jóvenes los identifica su pertenencia a una generación; compartir inquietudes, descubrir el mundo. Luchan por sueños y esperanzas, generalmente envueltos en la bruma del ideal. La misma adopción de ideologías radicales, es más por impulso que por convicción razonada. A ello se debe el desencanto, cuando las promesas de la ideología se desvanecen, tal como sucedió en Hungría, en Checoslovaquia o en la misma URSS, según leemos en el libro de J. H. R. Por otra parte la idea de que sólo la revolución garantiza la transformación del orden social injusto en otro con justicia y libertad, es una idea cuestionable, entre otras cosas porque postula la violencia para alcanzar la convivencia pacífica, lo que va en contra de la convicción ética de que los medios deben guardar proporción con los fines. Por otra parte, la misma experiencia histórica ha demostrado –y fue el caso de la URSS-  que una cosa son los principios doctrinarios y otra muy diferente los resultados que arroja su aplicación práctica por actores que terminan por desvirtuar la ideología para adecuarla a las ambiciones personales de poder. El caso de Stalin ilustra la aseveración anterior. Resumiendo, la revolución como instrumento necesario del cambio hacia una sociedad transfigurada, donde habrá de forjarse una nueva humanidad, es un artículo de fe. Contra él, nuestro autor propone el cambio de la conciencia a través de la individuación. Si lo entendí bien, se trata de recuperar, en cada ser humano, su sentido de pertenencia a la humanidad, que, a su vez, es parte de la realidad cósmica. Los conflictos sólo desaparecerán cuando las conciencias vibren en la misma elevada frecuencia propicia a la solidaridad, la comprensión y el amor. Primero es el individuo elevado a su rango más alto y luego la sociedad, que lógicamente será mejor por haberse mejorado sus componentes. Deja J. H. R. esta propuesta a la reflexión de los lectores de su libro. Personalmente comparto la tesis de incidir en la conciencia para cambiar el mundo, pues el hombre es lo que cree y piensa.

Después de analizar desde diversos ángulos el Movimiento 68, el autor nos comparte el sentimiento de admiración que profesa a esa generación, la cual dejó huella profunda de sus inquietudes sociales. Los jóvenes de la generación del 68, sostiene J. H. R. leían periódicos, revistas y libros donde se informaban de lo que acontecía en otros países. En los centros de reunión a los que acudían gustaban de discutir los problemas del momento, preocupados por el rumbo que podía tomar la humanidad si se imponía uno de los dos grandes bloques que luchaban por la supremacía mundial. A principios de los 60´s se hablaba mucho de la Revolución Cubana, de Fidel Castro, del Che, de la hazaña que habían realizado al oponerse a los Estados Unidos de Norteamérica. La Patria de José Martí despertaba hondas simpatías. También se ocupa nuestro autor del impacto del Movimiento del 68 en Veracruz. En esta parte, se acentúa el carácter testimonial del relato: Ya no habla J. H. R. a los potenciales lectores como miembro de la generación del 68, sino como el actor que participa decididamente en su medio y su circunstancia. En ese papel conoció y trató muy de cerca a los líderes estudiantiles, compañeros de lucha, pero así mismo tuvo que tratar con las autoridades de gobierno, encabezadas por un hombre del sistema inteligente e imperativo: Fernando López Arias. De su paternalismo autoritario nos deja Joel Hurtado Ramón un retrato revelador. De los líderes del movimiento en Veracruz, rinde especial reconocimiento a la inteligencia y congruencia de Tito Domínguez Lara, actualmente médico en ejercicio y escritor y al malogrado Alfredo Zarate Mota, que así mismo se graduó de médico, terminando como una víctima más de la llamada “guerra sucia” de los 70´s.

En otras páginas, poco antes del final del libro, donde el relato deriva hacia su vida personal, el autor hace el elogio de la amistad, destacando el mérito intelectual y espíritu solidario de amigos entrañables, que posteriormente se harían notar en la política o en la cultura. Cito a dos grandes amigos de J. H. R.: Guillermo Zúñiga Martínez y Orlando Guillén; político destacado uno, poeta el otro. Con emotivas evocaciones de la Xalapa de aquellos años de juventud, el autor rescata fragmentos de la vida cotidiana de una ciudad y una época que se alejan cada vez más en el tiempo.
La herencia del 68 permanece viva aunque no siempre nos percatemos de ella. Fue el detonador de un nuevo modo de percibir la realidad; cooperó -no sabría decir en qué medida- a potenciar el interés por causas como la igualdad de género, la defensa del equilibrio ecológico, la lucha contra toda forma de discriminación y exclusión; la defensa de los derechos humanos, incluidos los derechos de los pueblos autóctonos. En cambio la perspectiva de largo plazo se ha perdido; hay muchas causas por las cuales se lucha, como si el gran propósito de la igualdad con justicia se hubiera fragmentado en metas menos ambiciosas y por lo tanto más accesibles. Pero aún hay otro rasgo   que resulta perturbador y nos impone la pregunta de la responsabilidad de los adultos por la involución hacia el materialismo que hace presa de la juventud. J. H. R. atribuye esta involución al neoliberalismo que se impone a partir de la década de los 80´s. El mundo devino unipolar y quedó bajo la hegemonía del pensamiento único que declara como verdad irrebasable la tautología: El mundo es lo que es. A partir de este diagnóstico puede obtenerse la lección más genuina del Movimiento del 68: mantener la rebeldía ante el conformismo de la vida banal y no permitir que muera la esperanza de crear un mundo mejor para todos.



Verano 2018.

miércoles, 10 de octubre de 2018

*Una antorcha en Xalapa rumbo a las olimpiadas del 68*

TEPETOTOTL

 Fernando Hernández Flores

Transcurría el mes de agosto de 1968, siendo precisamente el día 23 en la legendaria Grecia cuando se enciende la llama de la esperanza y del amor por el deporte en el mundo. Después de atravesar más de 14,300 kilómetros entre tierra y vía marítima para llegar la antorcha encendida a éstas tierras y ser recibida por los atletas el 7 de octubre en la Atenas Veracruzana, la bella Xalapa. 

Como lo expresara en su discurso el Cronista de la Ciudad de Xalapa, Vicente Espino Jara, “…en punto de las siete de la mañana, el Fuego Olímpico, inició la jornada allá en el primer puerto de México, con destino a la ciudad de las flores, en donde relevándose cada kilómetro, los deportistas porteños entregaron la Tea a sus homólogos xalapeños que a partir de ese momento serían los encargados de la siguiente jornada. El contacto entre los porteños y nuestros jóvenes atletas se efectúo en la entrada de la ciudad sobre la avenida 20 de noviembre oriente, lugar en que se dio cita una enorme cantidad de personas, ávidas de presenciar la llegada de los corredores veracruzanos.”

Es el gobernador Fernando López Arias, el encargado de realizar el acto protocolario y solemne ante tal acontecimiento internacional. Rodeado de varios motociclistas Antonio Villanueva, “el Chicles Villanueva” portaba en su mano la antorcha y fue así que arribó al estadio Xalapeño.

El joven Villanueva, “…último relevista que circundo la pista del Estadio hasta alcanzar el pebetero oficial inspirado en el brasero del dios del fuego, Xiuhtecuhtli y encenderlo con la antorcha franqueado por las campeonas de relevos de 4 por 100, Tere Gorozpe+, Gladis Hernández, Susana Morales, Alma Rosa Martínez y Verónica Banda, así como, las banderas alusivas que presidieron la ceremonia mitológica, legado de los dioses a los pueblos del mundo para difundir su mensaje de paz y fraternidad entre las naciones. Aproximadamente diez mil niños de las escuelas primarias de la ciudad, dirigidos por la maestra Lucia Martínez Tirado entonaron coros y vitorearon con porras…” (Espino Jara, Vicente)

Cincuenta años de distancia nos separan de aquel evento masivo, único y entusiasta. No obstante, las circunstancias actualmente son distintas, requerimos volver la mirada hacia actividades de tal magnitud, donde no se hagan oídos sordos, ante tales acontecimientos deportivos y culturales. Un merecido reconocimiento al atleta Mario Celis Díaz por la organización del evento, coordinado con las autoridades y con los corredores que participaron hace medio siglo, Xalapa merece ser valorada también desde sus deportistas.

La antorcha que recibió el fuego procedente de Grecia y que arribó al estado de Veracruz, quedó resguardada en las manos de un gran ser humano, profesional y leal a la patria. Es el guardián del fuego, el guardián de los deportistas de México, el Capitán Filiberto Vargas García, quien aún la conserva, cuida y protege. Es él quien facilitó la antorcha original para que se conmemoraran los 50 años de los juegos olímpicos de 1968 en el estado Xalapeño “Heriberto Jara Corona”. ¡Qué Huehueteotl a través de Xiuhtecuhtli traigan el fuego nuevo para todos! ¡Ojalá y se valoren más éstos eventos históricos!

Paxkatkatsini (Gracias)
venandiz@hotmail.com
Twitter @tepetototl

El sentido de la legalidad



Gilberto Nieto Aguilar

La legalidad es un sistema de normas que constituyen el derecho positivo de un país. Es la calidad de legal que tiene un acto. El principio de la legalidad es un principio general del derecho, reconocido en toda la Constitución General y que otorga seguridad jurídica en la medida que la práctica del derecho está más arraigada.
Esto supone el sometimiento pleno de la Administración Pública a la ley y el derecho, y significa la supremacía de la Constitución General de la República frente a todos los poderes públicos y la sujeción de la Administración a sus propias normas y reglamentos. No se trata de que los funcionarios hagan lo que se les ocurre, si no que hagan lo que tienen que hacer, lo que se traduce en las atribuciones y facultades del servidor público.
La cultura de la legalidad es la aceptación y práctica de las normas jurídicas por parte de todos los ciudadanos. Aceptar las normas debe ser un acto consiente donde es necesario conocer por qué y para qué hay reglas, y por qué son importantes. Las familias estarían obligadas a vivenciar con los niños desde su nacimiento una cultura de la ética y de la legalidad para integrar en la sociedad futura una forma espontánea de ser y de actuar.
Como dice Tena Ramírez: “el derecho constitucional es el derecho del Estado, cuando el Estado es de derecho.” Lo curioso es que en la historia de México se ha otorgado en el discurso un lugar fundamental al derecho, pero en la práctica el derecho ha sido ignorado, pisoteado, omitido, superado por las decisiones políticas y arbitrarias de quienes ostentan el poder.
De esta manera, en la proclama, el derecho ha sido el impulsor de la mejoría social; pero en la práctica, su incumplimiento nos ha llevado a la corrupción generalizada y a la hecatombe de las instituciones políticas. Una verdadera contradicción donde se observan dos aspectos fundamentales: por un lado la falta de respeto por la legalidad se traduce en inseguridad jurídica y descomposición social; y, por otro, la amenaza que impide la erradicación del autoritarismo, la impunidad y la corrupción.
El derecho y el poder son dos caras de una misma moneda que una sociedad bien organizada necesita para moverse hacia el progreso. Cuando el derecho no funciona, ni impone al poder límites claros y precisos, hay el peligro social de anarquía, despotismo o dictadura. Y cuando el poder no existe, hay un vacío de autoridad que nulifican la realización de hechos que afecta gravemente el rumbo de una nación.
El mundo de la política es sombrío. Se maneja en varios niveles que el ciudadano común intuye y de los cuales únicamente especula. No es sólo un simple juego de inteligencias, como el tablero de ajedrez… Hay en ella algo más. Hay una forma de interpretar el mundo en cada jugador de la política, una capacidad para la realización, un estilo personal de vivir los valores, una actitud para servir a los demás... o para servirse de ellos.
gilnieto2012@gmail.com

domingo, 7 de octubre de 2018

Atrapada


Angie Sananda


Estaba atrapada en una telaraña 

y a punto de ser devorada la salvé 

Le dejé aquí desde ayer

Quizá esté cansada

Quizá tenga sed

Lo que observó es que no puedo evitar su destino 

Sólo lo  aplacé

Quizá lo cambie un poco 

Pero no depende de mí que viva 

Y así , en muchas cosas de la vida que por más que tengas las mejores intenciones 

Por más que quieras esforzarte  para generar un cambio 

Cada quien lo hará diferente

Esto  no depende de ti completamente

Y cuando más trates de hacer lo correcto 

Siempre habrá ojos que te verán para encontrar en que te equivocas 

Sólo tú conoces tu historia 

Si escuchas tu corazón 

Si te miras sin juicio 

Sabrás con certeza lo que es correcto para ti,
en cada una de las cosas que decidas

Después

Te darás cuenta que todo pasa rápido...

Como la vida de una mariposa.


MAÑANA



Carlos Bernal Romero

No hay nada más  viejo que un periódico de ayer
Chabelo


A mí, Alberto Mánríquez Blanquet eso de leer me viene de herencia porque además de muchos libros al año; mi papá tal vez sea la única persona, que no trabaje en algo relacionado con la comunicación; que lee dos periódicos diarios.


Yo leo “El Reforma” los domingos, cuando voy a casa de mi sobrina Dacne, porque su papá, que es mi cuñado Quique, lo compra cada ocho días en el “Oxxo”.


También en ocasiones cuando voy los martes al “Vips Niza” a tomar café con mi amigo “Choco Tavo”; Flor la mejor mesera de esa unidad, me da los periódicos que dejan otros comensales.


Un día me quedé de ver con mi amigo Fernando en ese restaurante y de pronto me preguntó:


 -¿No te gustaría recibir el periódico con un día de anticipación?


 Le dije que no entendía su pregunta y me explicó:


-Sí, por ejemplo que mañana 11 de marzo del 2018; te llegara el diario del 12, con las noticias adelantadas.



 Le contesté con otra pregunta:


 -¿A quién no?



De inmediato pensé en el número ganador de La Lotería; en los resultados del Hipódromo y de otros eventos deportivos en los que se puede ganar dinero con apuestas.



Cuando terminó la plática con él y llegué a mi casa; el tema no salió de mi cabeza y continuó por varios días; hasta que me convencí que eso sólo podía pasar en la ficción.


Seis meses después, el miércoles 26 de septiembre al caminar por la Zona Rosa, alguien me extendió el ejemplar de uno de los tantos periódicos gratuitos que reparten sobre todo en esa parte de la Ciudad de México.


Sin pensarlo volví mi vista a la fecha de publicación y ¡Oh sorpresa!, era la edición del jueves 27 de septiembre. Incrédulo y nervioso busqué los resultados de La Lotería; para revisar el número ganador del Premio Mayor y comprar el mayor número de “cachitos” posibles.


En eso estaba; cuando leí un recuadro que decía:


“Descanse en paz…


¡Alberto Manríquez Blanquet!
Sala de mi casa
22:00  -  23:00
29/IX/2018


Los jesuitas veracruzanos en el exilio: Carmen Boone



Ángel Rafael Martínez Alarcón.
El pasado viernes 28 de septiembre del año que corre;  la xalapeñisima Carmen Boone Canovas, dictó la magistral conferencia: los jesuitas veracruzanos en el exilio.,  invitada por el Consejo de la Crónica que preside Vicente Espino Jara, Cronista Oficial de la ciudad de Xalapa; en el Salón de conferencias “Mons. Sergio Obeso Rivera” en el antiguo Palacio Episcopal del obispado de Xalapa, en la calle de Benito Juárez.  Por espacio de dos horas, la investigadora Boone Canovas, nos deleito de su conocimiento por la historia de la Compañía de Jesús, fundada en el reinado de Felipe II, en la segunda mitad del siglo XVI, gracias a la inspiración y conversión del vasco Iñigo de Loyola.
           El año pasado de 2017, se conmemoraron los 250 años de la pragmática del monarca  Carlos III de expulsar de todos los dominios del imperio ibérico a los integrantes de la orden religiosas de la Compañía de Jesús, en esta región de la provincia de México, en Veracruz, fue el único estado que no hizo conmemoraciones públicas por los 250 años de la expulsión de los jesuitas. En el resto del mundo hubo actos conmemorativos, y más en sus instituciones  educativos presentes en todas las naciones del mundo. La pragmática firmada por el monarca Carlos III,dice así…Abíendomé conformado con el parecer de los de mi Gonsejo Real en el extraordinario , que se celebra con motivo de las ocurrencias pasadas, en consulta de veinte y nueve de Enero próximo 5y de lo que sobre ella me han expuesto personas del mas elevado carácter: estimulado de gravísimas causas, relativas á la obligación en que me hallo constituido de mantener en subordinación , tranquilidad, y justicia mis Pueblos, y otras urgentes, justas, y necesarias, que reservo en mi Real animo : usando de la suprema autoridad económica , que el Todo-Poderoso ha depositado en mis manos párala protección de mis Vasallos, y respeto de mi Corona : H e venido en mandar se estríiñende todos mis Dominios de España, é Indias, Islas Filipinas, y demás adyacentes á los Religiosos de la Compañía, asi Sacerdotes, como Coadjutores, ó Legos, que hayan hecho la primera Profesion, y á los Novicios, que • quisieren seguirles j y que se , ocupen todas 'las temporalidades de la Compañía en mis Dominios ; y para su execucion' uniforme en todos ellos, os doy plena y privativa autoridad ; y para que forméis las instrucciones, y órdenes necesarias , según lo tenéis entendído j .y estimareis para el mas efeótivo , pronto, y tranquilo cumplimiento. Y quiero , que no solo las Justicias y Tribunales Superiores de estos Réyños executen puntualmente vuestros mandatos, sino que lo 'mismo se entienda con los que dirigiereis á los Virreyes , Presidentes , Audiencias, Gobernadores, Corregidores, Alcaldes-Mayores , y otras, qualesquiera Justicias de aquellos Reynos, y Provincias 5y que en virtud de sus respectivos Requerimientos, quales-quiera Tropas , Milicias ,• ó Paysanage , den el auxilio ne cesario , sin retardo ni tergiversación alguna , so peni de. caer el..[1]
           Carmen Boone Canovas,  en las últimas décadas se ha consagrado a la investigación sobre la vida y acciones de los integrantes de la Compañía de Jesús en nuestra nación, es sin duda alguna  una referencia historiográfica en dicho tema, que tiene pocos investigadores consagrados a ello. La historia de los jesuitas en la Nueva España tiene un gran respaldo de millones de fojas en los más diversos archivos civiles como religiosos en nuestro país. Para el caso del hoy estado de Veracruz, no tenemos ninguna línea de investigación sobre la Compañía de Jesús; de ahí el gran valor de la investigación realizada por Boone Canovas,  por ello el Consejo de la Crónica por tercera vez, la ha invitado para seguir disertando en un tema tan importante como desconocido como es el trabajo de los religiosos de la Compañía de Jesús. Y un tema como fue la expulsión del territorio de la Nueva España.
           Una de las aportaciones del trabajo de  Boone Canovas,ha sido haber encontrado físicamente el edificio del Colegio de la Compañía de Jesús en el puerto de Veracruz. Uno de los edificios más importantes en el periodo colonia en puerto de Veracruz, hay que recordar que el puerto de Veracruz, desde 1524, fue la puerta de entrada de todos las órdenes religiosas para la Nueva España, fueron los franciscanos los primeros, y hace 446 años llegaron los primeros jesuitas México en el año de 1572. Una de sus acciones durante todos estos años fue la educación de los pobladores de estas nuevas tierras, y hasta el día de hoy la educación es sin duda alguna una de sus más altas preocupaciones.
           Boone Canovas,nos hizo un recorrido rápido sobre las presencia de la Compañía de Jesús durante el virreinato de la Nueva España. Puede acceder a la conferencia en el siguiente link:https://youtu.be/bNw0QXZZJx0. El ejercicio presentado fue presentarnos como se dio la expulsión de los 680 miembros de la Compañía de Jesús que se encontraba en el virreinato de la España, cuando de dio la expulsión, hay que recordar que en los 4 millones de los kilómetros de extensión de la Nueva España, hubo que reunirlos  en el puerto de Veracruz, pero ellos hubo dos vías para llegar por Orizaba y Xalapa, en esta última fue el monasterio franciscanos donde por varias semana estuvieron los jesuitas en espera para abordar el barco con destino a Roma.
           Son 34 jesuitas nacidos en tierras de la provincia de Veracruz, sólo se tiene el recuerdo de dos de ellos: Francisco Xavier Clavijero  y Francisco Javier Alegre,  ambos naturales del puerto; para el caso de Xalapa, también aportó, con Francisco del Alba, hijo de familia comerciantes locales, por artimañas de su madre, y salió del parto. Carmen Boone Canovas, nos presenta una historia más que olvidada, desconocida para muchos, por espacio de 120 minutos, nos dejó más interrogantes sobre la expulsión de la orden religiosa que estaba formando nación en el siglo XVIII, con ellos los primeros en acuñar términos como mexicanos y veracruzanos. La historia cultura de México, pasa por la formación impartida por la Compañía de Jesús durante la historia del país, enseñando a la juventud la conquista de la libertad.


[1]http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=bdh0000085091



DIARIO DE UN ANCIANO



Aún tengo curiosidad por la vida

Gilberto Nieto Aguilar
Así como el hierro se oxida por falta de uso, igual la inactividad destruye el intelecto. Leonardo da Vinci
Estar cerca de los ochenta años con tan pocas dolencias, me hace sentir feliz. Viajé por casi todo México; también viajé por Europa cuando salir del país era una odisea reservada a unos pocos. Hoy observo que muchos jóvenes salen a otras partes del mundo. Qué bueno, porque los viajes ilustran y nos dejan la grata sensación de lo que es y puede ser el mundo creado por los seres humanos. Nos muestran con certeza que nuestro México lindo puede ser mejor, porque lo que han logrado otros seres humanos, igual nosotros lo podemos lograr.
Disfruta tus experiencias, que aun las más ingratas nos dejan enseñanzas. No te amargues por ellas. Detente en cada momento de tu vida y haz una profunda, o cuando menos, una sencilla reflexión. Piensa en lo que vas dejando a tu paso. Alegre o triste, doloroso o placentero, ese momento es parte de una cadena de tu existencia. Es la historia de tu vida. No es cualquier cosa. Es aquello que vas sembrando en la rueda de la existencia y que cosecharás más adelante, muchas veces sin darte cuenta.
Son los frutos que nacieron de tus actos. Casi todas las religiones lo dicen, y las viejas filosofías que condensan el sentir de los pueblos y reproducen sus experiencias vitales, lo expresan en miles de modos para que las entiendan miles de mentes con miles de forma de pensar e interpretar al mundo. A esta filosofía no la ignores, ni menosprecies las experiencias de los demás, porque ellas actualizan tus saberes.
Si eres liberal e inteligente, desarrolla tu propia filosofía y encontras muchas similitudes. A los que viven como hojas al viento, todo les da igual. Se pierden en la urgencia que les imponen las circunstancias y las voluntades ajenas, y borran lo importante y necesario que es su impronta, vital e imprescindible. 
Al iniciar los setenta, Og Mandino se hizo famoso por recordarle al mundo que todos somos vendedores de algo. Utilizamos el trueque de épocas prehistóricas para interactuar en el intercambio cotidiano de afectos, ideas, valores y conocimientos. Lo que das, recibes. Así que no pienses primero en recibir porque tú eres el que propone el trueque: lo que das, recibes.
Cuando hablo de ancianos, tengo en mi mente a Umberto Eco, José Saramago, Stephen Hawking, Winston Churchill, Giuseppe Verdi, Nelson Mandela y muchos otros que en una edad tardía producen, son lúcidos y están activos. En tanto que sigamos pensando, tenemos que continuar.
Prefiero pensar en la gerontocracia que en un asilo de ancianos, en la plasticidad cerebral que en el deterioro propio de la edad, en la capacidad del sistema nervioso para cambiar su estructura y su funcionamiento que en la muerte neuronal por las enfermedades de la vejez o por la falta de actividad del cerebro.    
En fin, que prefiero pensar en la posibilidad de que la neuroplasticidad permita a las neuronas regenerarse tanto anatómica como funcionalmente y formar nuevas conexiones sinápticas, que imaginar un cerebro seco, inerte, débil por la falta de uso y ejercicio.
gilnieto2012@gmail.com